23/6/14






En los últimos años de la dictadura española y la transición a la democracia, la revista Antorcha de Paja desarrolló una intensa labor en la cultura española desde una posición de rebeldía y heterodoxia. Cuarenta años después de su aparición, se analizan en este artículo las referencias a las condiciones culturales y el contexto sociopolítico en el que se desarrolla. El estudio parte de los editoriales publicados en cada número de la revista. Una revisión bibliográfica de las contribuciones de otros expertos en el tema también se lleva a cabo.
MARIA ROSAL

Revue Romane, Vol. 50:2 (2015) pp.293-310


Antorcha de paja en el contexto de la Transición


El legado de Antorcha de Paja

SE HA DICHO...


Compromiso histórico-literario



Antorcha de Paja.Cuardos del Sur

Un libro realza la aportación de Antorcha de Paja 
en la poesía española



Fuego indeleble

Tres revistas precedentes del Sur



   “La antorcha no importa que sea de paja, si es de luz”
        VICENTE ALEIXANDRE (1973)


Ya era arriesgado pensar libremente a comienzos de la década de los 70. Más editar una revista de poesía, podría ser digno de locura quijotesca, no exenta de riesgos. Pero además esta nueva generación de poetas cordobeses: “No quieren nacer ya con el pulso viejo del lenguaje de una poesía de viejos mitos y palabra repetida”. Diez años se ha mantenido en una singular línea esta Antorcha de la Poesía, sustentada por la actitud crítica hacia lo establecido de los poetas Francisco Gálvez, rafael Álvarez Merlo y José Luis Amaro. Una década preñada de voluntad creadora, renovación estética, ruptura de modos periclitados. Un decenio de aciertos y logros, de luchas, de soledades. Un permanente quehacer poético marginado por las instituciones oficiales al uso. Por la oficializada cultura uniforme. Recuerdo con personal emoción, la honda impresión que me produjo el descubrimiento del primer número de Antorcha de Paja. Interés que fue aumentando con la aparición de los siguientes ejemplares. Mi amistad personal con el poeta José Luis Amaro fue decisiva en la influencia de mi interés por una poesía repleta de importantes valores estéticos, alejada –por aquel entonces- de mis posiciones “realistas”, cosa que hoy agradezco inmensamente. El “suicidio” de Antorcha de Paja debe abrigar la esperanza de su continuidad.
Felizmente, existe en Córdoba un importante núcleo poético. Las Autoridades Municipales y las Instituciones democráticas, ahora, tenemos la palabra.


                                                                  José Luis VILLEGAS ZEA
                                                        Teniente de Alcalde de Cultura



(Introducción al número triple 17,18,19, en edición facsímil que el Ayuntamiento de Córdoba publicó con ocasión de los “10 Años de Antorcha de Paja,” actos conmemorativos que incluyeron una exposición pictorica del diseñador y pintor de la revista Julio Juste y la primera exposición Bibliográfica de Antorcha de Paja, celebrada en la Posada del Potro, entonces De legación de Cultura.






Respecto a dicho panorama, someramente analizado y criticado en varios de los editoriales de la revista, los poetas de Antorcha sufrieron de manera especialmente agudizada una sensación de marginación, atribuida en gran medida a la falta de peso editorial de Andalucía y a un centralismo exclusivista, centrado en el eje Madrid-Barcelona. Aunque la voluntad inicial es la de romper con esta situación, sin asumir una injustificable postergación, hay un progresivo reconocimiento de la opción de la marginalidad, que, al devenir en “heterodoxia”, resulta reivindicada de una manera plena y expresa,  como en el subtítulo de Degeneración del 70. La heterodoxia significa para estos poetas, en primer lugar, denunciar el dogmatismo de la ortodoxia, representada por los poderes sacralizadores de la institución literaria y las figuras canonizadas; significa también asumir una posición diferente y de diferencia, no exenta de enfrentamiento; y, por último, es un factor de reconocimiento y de encuentro con otras poéticas, diferentes, pero unidas por la marca de su desplazamiento de la centralidad. Y en este discurso los factores geográficos no resultaban sustancialmente distintos de los estéticos o, en términos más concretos, de sociología de la literatura.
            En ningún caso lo que esta asunción representa es conformismo o pasividad. Desde el principio al final la seña de identidad de Antorcha de Paja es la voluntad de cambio, de transformación de la realidad, tanto poética como vital, con una concepción de la escritura lírica en la que pesa menos la ideología que la praxis. Estos poetas se manifiestan así en su condición de herederos directos de las actitudes sesentayochistas, más concretamente, de su proyección en el mayo francés, por su combinación de actitudes políticas y vitales, representadas de manera más particular en Praga o en California, respectivamente. A ello aluden directamente las palabras del manifiesto leído en la Facultad de Filosofía y Letras de Córdoba con motivo de la presentación de Degeneración del 70 en marzo de 1979:

   La práctica ideológica debe o debiera ser un vitalismo constante en el ejercicio ordinario de vivir (...). Defendemos, desde la lógica de nuestra experiencia, la  posición honesta del artista, del creador en sociedad, cuando la praxis es el elemento constitutivo de la teoría. La heterodoxia es una propuesta ética frente a un orden que se instituye repleto de valores formales, anquilosados, vacíos de contenido real; las reflexiones, los planteamientos o conclusiones del heterodoxo se tornan radicales, manifestándose una conciencia alienada y alienante, al proponer con su conducta un modelo de ruptura con la corriente eclecticista de la sociedad de su tiempo[1].

Como quedó apuntado, la ruptura aludida se presenta en ocasiones con rasgos de agresividad, en una radicalidad que atañe tanto a la búsqueda de las raíces de los problemas como al tono con que se abordan, síntoma de una actitud beligerante de la que en todo momento hacen gala los editoriales de la revista.
            El sentido de batalla está directamente vinculado desde su concepción a la noción misma de “campo literario”, como señalara Bourdieu, y la denominación y terminología de las vanguardias no son ajenas a esta realidad. Antorcha de Paja surge de estos planteamientos y su línea de actuación responde a ellos con extrema coherencia: definición del poder enemigo, objetivos establecidos para su conquista, estrategias y armas para llevarlo a cabo e incluso lo que pudiéramos considerar como una política de alianzas, de búsqueda de conexiones y de suma de esfuerzos en el empeño de renovar el panorama poético y encontrar un lugar más propicio en el nuevo escenario. Las intenciones eran, ciertamente, legítimas; la consecución de los própositos expreso resultó limitada; sin embargo, en el camino quedaron confirmados algunos de los rasgos de la poesía de los años siguientes, en los que no puede ignorarse la aportación realizada por Antorcha de Paja: la devolución de la poesía al ámbito de la vida, la conciliación del valor comunicativo con el rigor expresivo, el diálogo de lo inmediato con la innovación experimental, la incorporación de elementos de la tradición poética anglófona junto a la recuperación de precedentes españoles postergados, la conciliación o, al menos, la convivencia de estéticas diferenciadas y, por último, y quizá en esto se cifre el más completo de los logros en el programa renovador de Antorcha de Paja, la recuperación de un papel de protagonismo para la lírica andaluza en el panorama nacional.




[1] Cito la transcripción recogida por Pedro Roso en Quince años..., ed. cit., págs. 31-32.





Ahora bien, más allá de (y junto a) las decisiones estéticas, nos encontramos con la referencia insoslayable a las relaciones entre literatura y poder, al señalar la pervivencia de fuerzas que controlan, publicitan y difunden la poesía en el mercado español, y los excluyentes (y en ocasiones duraderos) silencios que esto trae aparejado. Lanz se encarga de señalar ausencias significativas y aborda el tranajo de algunos autores no inmersos en el sistema crítico que genera y sustenta el mercado de la poesía actual. En relación con este tema, un punto que aborda que puede contribuir a enriquecer una discusión que involucra la producción poética en otros países es el funcionamiento de ciertas antologías. Concretamente se registra  en el libro de Lanz la denuncia que desde las páginas de la revista Antorcha de Paja de Córdoba se ha hecho de la connivencia de las diversas antologías de joven poesía con el fin de impulsar una misma estética a partir del aurático comienzo cifrado en la publicación de Nueve novísimos poetas españoles por José María Castellet. Esta línea de reflexión es retomada en varios momentos del libro y, a la vez que complementa el análisis estético propiamente dicho, entrelaza una lectura que remite a algunos de los inevitables corolarios de una extensa dictadura, como el centralismo cultural por un lado y, por otro, el convencimiento de que únicamente la marginalidad y la heterodoxia podrían funcionar como alternativas.

MARIELA SÁNCHEZ
Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación
Centro de Estudios de Teoría y Crítica Literaria Buenos Aires (Argentina)
(En reseña sobre La poesía durante la transición y la generación de la democracia
Devenir, 2007), de Juan José Lanz)

***


(…) Cuando la revista desaparezca diez años después se hará evidente el proceso de renovación poética y cultural que ha impulsado desde sus páginas, en una década trascendente para la vida española, entre 1973 y 1983; de los meses anteriores al atentado contra Carrero Blanco, que descabezó cualquier posibilidad de herencia política del franquismo, hasta la consolidación, tras las elecciones del 28 de octubre de 1982, del primer gobierno socialista en España tras casi cincuenta años, y la consolidación en el Parlamento Andaluz del primer gobierno autónomo, tras las elecciones de 23 de mayo de 1982, también socialista. Es evidente que Antorcha de Paja siguió durante estos años el pulso de la historia social y política del país, así como, por supuesto, el de su historia literaria y cultural. No hace falta más que leer algunos de los textos, bien entendidos dentro del contexto histórico en que se escribieron, para poder vislumbrar la implicación de los poetas y editores de la revista con el panorama social e histórico de la época, más allá de toda espectacularización del compromiso social y político.

-ANTORCHA DE PAJA. REVISTA DE POESÍA (1973-1983)
HETERODOXIA Y CANON EN LA POESÍA ESPAÑOLA DURANTE LA TRANSICIÓN
Juan José Lanz.
Devenir. Madrid, 2012

***


(...) Ciertamente no deberíamos olvidar, como escribiera Fanny Rubio refiriéndose a la cordobesa Antorcha de Paja, que “la revista es el artesanal trabajo, a veces impotente, siempre en sombra, de tres o cuatro amigos que proyectan fundir su hasta entonces individual proyecto literario; la trinchera doméstica de la poesía tomada como creador empeño”.

-GRANADA Y LA REVOLUCIÓN 70
Fernando Guzmán Simón
Editorial Comares, Granada, 2010


***

(…) Impulsar la cultura joven andaluza y declarar la guerra abierta a los centralismos. Era, por tanto, una postura alternativa ajena a las modas marcadas por los núcleos de Madrid y Barcelona, que coincidió en el tiempo con otros grupos poéticos y publicaciones como Marejada, Antorcha de Paja y Gallo de Vidrio.

(…) Los poetas cordobeses Rafael Álvarez Merlo y Francisco Gálvez, auténticos dinamizadores de la poesía cordobesa y andaluza de los setenta a través de la colección de poesía “Suplementos” y la revista Antorcha de Paja.

(…) Son años muy importantes para la vida cultural andaluza, se están sentando las bases de lo que más tarde cuajará como un intento serio aunque marginal de renovación. En estos años surgen revistas como Tragaluz, Poesía 70, Antorcha de Paja, la nueva Litoral, etc., movimientos musicales como “Manifiesto Canción del Sur” o el protagonizado por el grupo “Smash”, iniciativas teatrales como la del grupo “Esperpento” y el “Manifiesto de lo borde”, el teatro “Lebrijano”.

-ANTOLOGÍA DE LA POESÍA ESPAÑOLA 1960-1975
Edición Juan José Lanz
Colección Austral. Espasa Calpe, Madrid, 1997